Gastando el futuro

Parafraseando, podemos rescatar que “Cada país tiene el futuro que merece”. Cuan consientes estaremos de la realidad que vivimos, del futuro que tendremos si solamente nos cegamos a hablar en lugar de ser acción y ente decisivo en el futuro costarricense.

Cuando se escucha “los niños, el futuro…”. los derechos se mencionan en marchas, en afiches de una manifestación, pero no pasamos de asustarnos ante las verdades de explotación sexual infantil, de explotación laboral, de tener leyes que no se cumplen, de ser cómplices silenciosos de una cultura de explotación, de abuso, de argollas… En una sociedad donde “colarse” en las filas, lograr el “éxito” a “costillas” de los demás, ser el mejor por llegar de primero sin importar como esto suceda, no puede esperar un futuro más allá de sociedades corruptas, declive y desazón para los hijos y próximos responsables de nuestra sociedad.

Las soluciones deben hacerse claras, de atención prioritaria, de terminar con los proxenetas, abusadores y explotadores de nuestro futuro, de quienes gastan el futuro de nuestros hijos desde hoy, de quienes consumen el futuro de una patria sin piedad… eso hay que resolverlo desde ahora, pero hay que atacar con más fuerzas  las raíces,  la educación en valores que hagan de los derechos de niños y seres humanos en general algo real e impregnado desde siempre en la conciencia de quienes hoy forjamos esas bases, es hacer algo, dar un paso, ser ejemplo, participar, con un pasito o con muchos, con lo que sea…

La reflexión urge: que hacen las sonrisas trabajando trece horas diarias, por qué las rondas no son en las calles para divertir, sino para llorar; por qué las rayuelas se cansan de esperar, la hora libre para jugar… casos de horror, por qué un niño es proyectado sexualmente antes de aprender a sumar correctamente, no han sido recurrentes las respuestas, que por años escuchamos como prioridad… prioridades que cumplen años y envejecen sin cambios.

Como un grito ahogado en la sombra de la impunidad de culpables, como ayuda que urge para tener conciencia tranquila y futuro para nosotros; así, este ensayo que llega como cúmulo de opiniones y llamado en desesperación: Es hora de actuar, de vivir, de ser realmente agentes de cambio en procesos de enderezar el camino que ha sido desviado de años atrás.

Es una inversión, un proceso de apertura y conciencia a las necesidades reales no solo de la juventud, sino de un país que debe basar su sociedad en los que hoy son niños, en los que vemos abusados y explotados, a veces hasta la muerte.

La búsqueda de soluciones será el resultado de un futuro, de los individuos y una de una sociedad que despertó a las necesidades de su país, que toma conciencia y que enfrenta las  transformaciones de su sociedad necesitada.  Pasemos más allá de las lamentaciones de enfermedades y las catástrofes (que casi siempre provocamos los hombres mismos), entre todas las otras necesidades; por que no, la realidad de nuestros niños, sus derechos en algo más que una hoja, la prevención – nuevamente prioritaria- antes que las lamentaciones.

Esta nueva realidad de sembrar futuro, de ver acción más que las palabras;  nos expresa la urgencia de un cambio, nos expresa la necesidad del compromiso.  Siendo con ello la urgente realidad de crear, dar, sentir y forjar en los sueños, las risas, las carreras y mejillas sonrosadas de nuestros niños, derechos reales y permanentes  que no lean y se discutan, que se vivan y se creen en la base de una inversión… la suya y la mía hacia dejar este mundo en mejores condiciones de cómo lo encontramos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: